jueves, 10 de abril de 2008

Zaragoza emitirá hasta 2.500 toneladas menos de CO2 a la atmósfera al año

10.4.2008.

Zaragoza emitirá hasta 2.500 toneladas menos de CO2 a la atmósfera al año con el parque fotovoltaico de los depósitos de Casablanca.


Por: Redacción

Este parque de placas fotovoltaicas se construirá sobre las cubiertas de los depósitos de agua y se estima que produzca unos 3 millones de kilovatios limpios por hora al año

www.aragonliberal.es


Zaragoza emitirá hasta 2.500 toneladas menos de CO2 a la atmósfera al año con el parque fotovoltaico de los depósitos de Casablanca

Zaragoza, miércoles, 9 de marzo de 2008.- Zaragoza logrará reducir la emisión de CO2 a la atmósfera en unas 2.500 toneladas al año gracias a la construcción de un parque fotovoltaico sobre las cubiertas de los depósitos de agua de Casablanca.

Este parque fotovoltaico estará compuesto por 13.320 placas solares de 175 Wp (vatios pico -potencia máxima instantánea que puede aportar cada panel-) y cuatro edificios para instalaciones en una superficie total de 17.004 m². Se estima que la explotación de este servicio genere cerca de 3 millones de kilovatios/hora limpios al año.

La energía fotovoltaica es una forma de obtención de energía eléctrica a través de paneles solares, un proceso que supone favorecer una fuente generadora de energía limpia y renovable.

La puesta en marcha de este servicio para la ciudad, que se extenderá por 25 años con un canon anual de 120.000 euros, supondrá una inversión de 15 millones de euros realizada por la empresa concesionaria, Mariano López Navarro, y cuyo promotor es el Ayuntamiento de Zaragoza. Está previsto que las obras de ejecución se realicen en un plazo de 10 meses a comenzar en junio de este año, una vez hayan finalizado los trabajos de remodelación de los depósitos de Casablanca, que incluye el cubrimiento de los mismos. De esta manera, el parque estará en uso en abril de 2009.

Remodelación de los depósitos de Casablanca

Los depósitos municipales de Casablanca se encuentran ubicados a la salida de la planta potabilizadora de la ciudad, y constituyen la principal reserva estratégica de agua potable con que cuenta la ciudad en caso de avería o de corte del suministro.

Construidos en 1912, tienen una capacidad de 180.000 m3, lo que representa el 90% del agua que consume actualmente al día nuestra ciudad. Además, juegan un importante papel en la red municipal de agua potable, ya que sirven de depósito de cabecera desde la que se regula y bombea el agua a los otros depósitos desde los que se abastecen los barrios de la ciudad: Las Canteras, Los Leones, Pignatelli y Villamayor (Valdespartera se abastece directamente desde la planta potabilizadora). Por lo tanto, cualquier incidencia en las instalaciones de Casablanca afectaría irremisiblemente a la totalidad del abastecimiento de agua a Zaragoza.

Desde 1995, el Servicio Integral del Agua, con la asistencia técnica de una empresa especializada en patología de estructuras, realizó un seguimiento exhaustivo sobre su estado, advirtiendo del deterioro generalizado que padecen los depósitos, cuyo informe final pone de manifiesto que las estructuras de los depósitos presentan graves deterioros de carácter progresivo, que a través de las grietas y fisuras existentes se producen pérdidas muy cuantiosas de agua ya potabilizada, casi 3 Hm3 al año, que además afectan gravemente al subsuelo sobre el que se asientan los depósitos, que los equipamientos mecánicos de las instalaciones han quedado obsoletos y con ellos no se puede efectuar una explotación eficazmente automatizada, y que, al carecer de cubierta, son vulnerables a la contaminación bacteriana, por polvo, hojas, etc., por lo que ha de realizarse una hipercloración para evitar riesgos sanitarios.

Para solucionar de una manera eficiente y definitiva este problema, se está desarrollando un proyecto de remodelación de las instalaciones, por un importe global de 19.246.720,22 euros, que contempla la consolidación de los terrenos afectados por las filtraciones, la construcción de nuevos muros y soleras de hormigón armado sobre la actual estructura de los depósitos, lo que permitirá trabajar prácticamente sin interrumpir el funcionamiento, la instalación de una cubierta de poliéster para proteger la lámina de agua de la intemperie, la construcción de un nuevo sistema de tuberías e instalaciones que posibiliten diferentes alternativas en la circulación de las aguas y aseguren el abastecimiento, la renovación y automatización de todos los equipos hidráulicos, la realización de accesos a todos los puntos de los depósitos para permitir el paso de personal y los vehículos de mantenimiento, la instalación de redes de desagüe, suministro de agua de servicios, de hipoclorito, eléctricas y de alumbrado, y la reforma y ampliación de los edificios existentes.

Mejorar la calidad y optimizar los recursos

El proyecto de acondicionamiento de los depósitos de Casablanca constituye la actuación más relevante del Plan de Mejora de la Gestión y Calidad del Agua, que elaboraron los servicios municipales y que aprobó por unanimidad la Corporación municipal en 2002. Este Plan responde a las exigencias planteadas por la Unión Europea, que, en la directiva aprobada en marzo de 2001 por la que se concedía ayudas del Fondo de cohesión al proyecto de abastecimiento de agua a Zaragoza y su entorno (La Loteta ¿ Zaragoza), las supeditaba a la reducción en un 15% de las pérdidas de agua en la red de suministro, y la mejora de la calidad del agua reduciendo la actual hipercloración a la que es necesario someterla.

Del exhaustivo análisis efectuado por los servicios municipales del Area de Infraestructuras se concluía, como resumen final, que el actual sistema de abastecimiento de agua potable en Zaragoza, si bien puede calificarse como aceptable en términos generales, presenta una serie de deficiencias acumuladas que es preciso abordar con los medios económicos y materiales necesarios para ello, con el fin de alcanzar un abastecimiento y suministro con nivel y calidad equiparable al de las capitales regionales europeas de la talla y rango de Zaragoza, con unos objetivos razonables, de eficacia, uso eficiente del agua captada y potabilizada, garantía de suministro y satisfacción final del usuario.

Para ello, el Plan se elaboró con un horizonte de 6 años, y afecta a todo el proceso completo del abastecimiento de agua, entre cuyos principales objetivos destacan la reducción de las elevadas tasas de cloración con un plan de instalaciones intermedias y la reducción de pérdidas en la red al 15% con un plan intensivo de renovación de las redes más antiguas y problemáticas. Las actuaciones propuestas son de índole muy distinta (mejora de la calidad, control de calidad, mejora y adecuación de instalaciones, red de suministro, gestión de consumos, actuación en instalaciones particulares, tecnificación del proceso). El informe técnico prevé que una reducción sensible del consumo total de agua en Zaragoza, de manera que en el año 2008 se encuentre en torno a los 65 hectómetros cúbicos al año, unos 15 hectómetros cúbicos menos que los 80 que se consumían en 2002, si las circunstancias sociales y económicas del entorno no varían apreciablemente. En la actualidad, con las mejoras que ya se han llevado a cabo en la red, el consumo de agua en Zaragoza es ya de 70,8 Hm3 al año, que con los 3 Hm3 de reducción que supondrá la entrada remodelación de los depósitos alcanzará los 67,8 Hm3 de consumo de agua al año, una cantidad próxima al objetivo marcado por la UE.

Este Plan de Mejora de la Gestión y Calidad se inscribe en la política municipal del Ayuntamiento de Zaragoza para lograr un desarrollo sostenible, que se concretó en la ratificación por el Pleno municipal de marzo de 2000 de la adhesión del ayuntamiento a la Carta de Aalborg y a la Declaración de Hannover sobre ciudades sostenibles, que incluye entre otras actuaciones la realización de un programa de implantación local de la Agenda 21.